ALBUMS | ANIVERSARIOS | BLOG | DECOUPAGE | DÍA DE LA MADRE | DÍA DEL PADRE | HOMEDECOR | SAN VALENTÍN

Álbum en cajita de madera

8 noviembre, 2017

Hola a todos! ¿Qué tal?

Hoy os traigo un DIY super original que une a la perfección dos de mis grandes pasiones, el scrapbooking y el decoupage. Se trata de un álbum de fotos dentro de una cajita de madera decorada en estilo vintage con servilletas decoradas.  ¿Quieres ver el paso a paso? Pues sigue leyendo que te cuento como lo he hecho y al final del post te dejo una lista de todos los materiales que he usado.

La cajita que yo he usado es una muy sencillita con forma de cofre de las que encontramos en los bazares orientales. Las medidas de la mía son 14 cm de ancho por 6 de alto y 9 de profundidad. La madera de mi caja era sin tratamiento y de color clarito. He de deciros que la primera parte de este tuto, en la que hago la cajita, no lo fotografié, con lo cual sólo podréis ver el resultado final, lo siento.

Hechas las presentaciones y sin más dilaciones, pongámonos manos a la obra. El primer paso que yo realicé fue quitar las bisagras y el cierre y separar la caja en dos partes. Inmediatamente después, lo que hice fue darle una mano de pintura blanca acrílica a toda la caja. Fíjate que no le he dado imprimación, lo he hecho para que la madera absorba la pintura, se tiña un poquito de blanco pero deje entrever la beta de la madera y el color de fondo, así le damos un toque más realista. Esta capa de pintura hay que dejarla secar muy bien, pero como yo soy ansia viva, me ayudé de la pistola de calor para acelerar el proceso. 

Para darle un toque vintage de madera envejecida al interior y la tapa, además de marcar más la beta, usé betún de Judea. Lo apliqué con un papel de cocina humedecido en betún  y lo fui frotando por encima, haciendo hincapié en las arrugas naturales de la madera y procurando quitar todo el exceso de producto en las zonas que no me interesara que se acumulara. El betún de Judea tarda en secarse bastante pero nuevamente, yo me ayudé de la pistola de calor y además lo dejé secar muy bien durante toda la noche. 

Una vez seco el betún, era el momento de decorar la parte inferior de la caja con decoupage. Yo escogí una servilleta con mandalas en tonos marrones y verdes con el fondo beige que compré en un supermercado. Con cola de decoupage pegué la servilleta a la caja y, antes de que se seque y sin tocar con las manos el papel, coloqué un trozo de film transparente (del que usamos en la cocina para los alimentos) encima y con un paño limpio presioné para que se pegara la servilleta. Atención: para que no salgan burbujas, hay que presionar siempre des del centro hacía las esquinas para que el papel no se arrugue. Una vez la servilleta ya está pegada podemos retirar el film y dejamos secar al aire o con la pistola de calor.

Cuando estuvo bien seco, con un papel de lija y mucho cuidado rasgué los sobrantes del papel. Se trata de pasar el papel de lija por los bordes de arriba a abajo para quitar los sobrantes de papel, así conseguimos que el papel quede más integrado en los bordes de la cajita y no se vea el corte. ¡Y este fue el resultado!

Teniendo la caja ya decorada, y a fin de proteger nuestro trabajo, le di a toda la caja una capa de barniz ultramate “La Pajarita”, eso evitará que con el tiempo la servilleta se desgaste o se ensucie.

Con la caja ya terminada, ahora era el turno de hacer el álbum desplegable en zig-zag que puse en el interior. La parte interior de mi caja medía 12,5 cm de ancho por 7,5 cm de largo. Yo calculé que mi álbum iba a tener 9 partes para poner fotos así que, recorté un trozo de cartulina beige de 12 cm de alto por 63 cm de ancho y doblé cada 7 cm. El siguiente paso fue entintar todos los bordes, incluso las dobleces con tinta Distress Vintage Photo para darle un acabado envejecido.

Ahora recorté 9 rectángulos de papel de scrap de la colección Carthographer de Prima medio cm más pequeños que el hueco donde iban pegados, és decir, 11,5 cm de ancho por 6,5 cm de alto. Igual que a la cartulina base, les entinté los bordes con Vintage Photo

Finalmente, pegué las fotos en los 9 huecos previstos. No usé una medida establecida para las fotos ya que había fotos horizontales y verticales y las imprimí según el espacio del que disponía.

Finalmente, doblé la estructura en zig-zag (un cara adelante y la otra hacia atrás) y a la primera página del álbum le pegué una cinta doblada por la mitad a modo de tirador para que fuera más fácil desplegar el álbum cuando se abra la caja.

Lo último que hice fue pegar la última página del álbum al fondo de la caja con cinta de doble cara. Si no queréis pegar la última página entera y queréis que también se levante cuando despleguéis el álbum, hay que añadirle una pestaña a la cartulina beige cuando la recortemos pero a mi me pareció que aunque el último doblez quede pegado a la caja, se ve perfectamente y queda genial. ¡Y así quedó una vez terminada! ¿Qué te parece?

Espero que te haya gustado y si te animas a hacerlo, mándame tus fotos para que vea lo bien que te ha quedado. Si tienes alguna pregunta o sugerencia, déjame un comentario más abajo y lo responderé con la mayor brevedad posible.

Muchas gracias por tu visita, suscríbete para no perderte nada si todavía no lo has hecho, y como decía Albert Einstein, “La creatividad es contagiosa, ¡pásala!”, así que comparte este post en tus redes sociales para que se pueda contagiar más gente.

Un abrazo, ¡nos vemos pronto!

Materiales usados:

  • Cajita de madera
  • Pintura acrílica blanca
  • Betún de Judea
  • Servilleta decorada
  • Cola de decoupage
  • Papel de cocina
  • Film transparente
  • Cartulina color crema
  • Fotos de nuestra elección
  • Papel de scrap de la colección Carthographer de Prima
  • Tinta Distress Vintage Photo
  • Un trocito de cinta
  • Barniz ultramate “La Pajarita”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: