BLOG | ORGANIZACIÓN

Carpeta para cartulinas, retales de papel y cardstock

25 octubre, 2017

Hola a todos! ¿Qué tal?

Hoy os traigo un tuto de organización. ¿No os ha pasado que cuando vais a hacer algún proyecto y necesitáis usar cartulina las tenéis enrolladas con una goma y no hay forma de trabajar con ellas sin que se vuelvan a plegar? ¿O tenéis un montón de trocitos sobrantes de otros proyectos repartidos por vuestra scraproom? ¿A quién no le ha pasado que al guardar la cartulina se le ha doblado y ensuciado y esa cartulina ya no sirve? Pues hoy os traigo la solución: una carpeta para guardar todas esas cartulinas, cartones y trocitos de papel hecha 100% por nosotros, de tela y de la medida que nosotros queramos.

Esta idea surge de la necesidad de encontrar una carpeta o archivador de la medida de las cartulinas para guardarlas sin enrollar, y es que por mucho que busqué no encontré ninguna a un precio asequible o que tuviera las medidas que yo pedía… Así que decidí ponerme manos a la obra y fabricarme una. ¿Te gustaría saber cómo lo hice? Pues sigue leyendo que te lo cuento y al final del post te dejo una lista de todos los materiales que he usado.

Para empezar os diré que mi carpeta mide 29,5 cm de ancho por 20,5 cm de alto y le hice una profundidad de 4 cm para poder añadir tantas cartulinas como quisiera y que cupieran todas. Ni que decir tengo que podéis escalar la carpeta a las medidas que os convengan.

Pues nada, ahora que ya sabéis las medidas, lo suyo será que nos pongamos con el tuto propiamente dicho así que ¡manos a la obra!

Para empezar recorté la tela negra de algodón a la medida del cartón para forrar el bajo del mismo y hacerle el fuelle que haría de base de la carpeta. Como mi cartón medía 29 cm de ancho por 20 cm de alto, recorté la tela a 33 cm de ancho para poder doblar lo que sobre (unos 2 cm aproximadamente por cada lateral) y encuadernar bien el cartón para que con el uso, esa tela no se suelte. Yo quise que mi carpeta tuviera un fondo de 4 cm para poder poner tantas cartulinas como quiera dentro. Además, me gustó que no toda la carpeta tuviera la misma tela y que en la parte de abajo se viera un trozo de tela negra. Así que conté que la tela debía estar aproximadamente unos 6 cm por encima de cada cartón y que de fuelle le daría 4 cm, conque la corté a 16 cm de alto. Con la tela cortada a mis medidas, pegué esos 6 cm aproximadamente a cada cartón y doble los laterales hacia dentro de la carpeta para pegarlas y que quedara bien encuadernada. Yo usé cola autoadhesiva PegaDecor pero vosotros podéis usar cualquier cola líquida que tengáis en casa. Eso sí, tiene que ser cola líquida ya que el cartón contraencolado suelta fibras y si pegáis la tela con cinta de doble cara se acabará despegando. Atención: si vuestra tela está un poco arrugada, es mejor plancharla antes para evitar arrugas y que las medidas que recortemos sean reales.

El siguiente paso fue forrar lo que quedaba de cartón con la tela decorada. En mi caso usé una tela de arpillera decorada con motivos negros y granate con un aire un poco vintage. Tengo que decir que trabajar con esta tela fue un poco difícil ya que es bastante dura pero el resultado valió la pena 😉 Seguro que si usáis tela de algodón no os será tan difícil de pegar y que no se deshilache. Para forrar lo que quedaba de cartón, usé dos trozos de tela decorada de 33 cm de ancho por 16 cm de alto. En mi caso, monté aproximadamente un centímetro la tela decorada encima de la de algodón para disimular el corte pero también podríais pegarla al ras de la otra. Como en el anterior caso, una vez pegada la tela, doblé los sobrantes (2 cm por cada lateral y 2 cm superiores) hacia dentro de la carpeta para pegarlos y que la tela quede tensa y lisa. Es en este momento cuando con una tarjeta o un paño limpio podéis pasar por toda la tela para quitarle las posibles burbujas que pudieran quedar.

Una vez tuve toda la carpeta forrada con la tela reforcé los bordes pegados por la parte interior con cinta de carrocero para que no se levanten. Además forré también con cinta de carrocero todo el fuelle de la carpeta por la parte interior para darle resistencia ya que la tela no tiene mucho cuerpo y se deforma con el peso fácilmente. Yo dejé el interior así porque me pareció que no hacía falta hacerle nada más pero si queréis que os quede más bien acabado, podéis forrar todo el interior con cartulina del color que os apetezca y así no se verán ni el corte de la tela ni la cinta de carrocero.

Una vez llegados a este punto, sólo nos falta hacerle el cierre para que no se abra cuando pongamos las cartulinas dentro. Yo usé goma elástica plana (como la de las agendas) porque me pareció que resistiría más pero podéis usar también goma redonda (como la de las carpetas pequeñas) o simplemente atar las dos partes de la carpeta con cintas y un lazo (tipo carpeta de esbozos de arquitecto). Para colocar las gomas, hice el agujero con la crop a dile usando el agujero grande y a pesar de la tela y el grueso del cartón, me hizo el agujero perfectamente a la primera. Recordad que hay que hacer dos agujeros laterales más o menos centrados y dos agujeros superiores para pasar las gomas. El siguiente paso fue colocar los dos eyelets superiores y pasar la goma del interior de la carpeta hacia fuera de manera que por el interior se vea la goma elástica que conecta los dos agujeros superiores. Para enganchar la goma con los eyelets y que no se salga de agujero, primero pasamos la cinta elástica de fuera hacía dentro, colocamos el eyelet sujetando la goma en el interior. Cuando cerremos el eyelet la goma quedará enganchada por debajo del mismo y así no se soltará al usarla.

     

¡Y voilá! Ya tenemos nuestra carpeta para cartulinas y cardstock preparada, no me digáis que no ha sido fácil y rápida de hacer. Espero que te haya gustado y si te animas a hacerla, mándame tus fotos para que vea lo bien que te ha quedado. Si tienes alguna pregunta o sugerencia, déjame un comentario más abajo y lo responderé con la mayor brevedad posible.

Muchas gracias por tu visita, suscríbete para no perderte nada si todavía no lo has hecho, y como decía Albert Einstein, “La creatividad es contagiosa, ¡pásala!”, así que comparte este post en tus redes sociales para que se pueda contagiar más gente.

Un abrazo, ¡hasta pronto!

Materiales usados:

  • Cartón contraencolado de 29 cm * 20 cm (2 unidades)
  • Cinta de carrocero
  • Cola autoadhesiva PegaDecor
  • Tela negra de algodón
  • Tela decorada
  • Cinta elástica de goma
  • Eyelets

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: