BLOG | DECOUPAGE | HOMEDECOR

Colgador vintage para el baño

27 septiembre, 2017

Hola a todos! ¿Qué tal?

Hoy os traigo un DIY de Home Decor para colgar en vuestros baños. Se trata de un colgador con letras, alteradas con decoupage, al que yo le he dado un estilo vintage. ¿Te gusta? Pues sigue leyendo que te cuento como lo he hecho y al final del post te dejo una lista de todos los materiales que he usado.

Pues vamos al lío, lo primero que yo hice fue coger una madera reciclada y cortarla a la medida de mis letras. Lijé los bordes para que no tuvieran astillas, pinté la madera con pintura acrílica blanca y lo dejé secar muy bien durante toda la noche. Para darle un toque vintage de madera envejecida y marcar más la beta, usé betún de Judea que es un tinte natural para teñir la madera. Con un papel de cocina humedecido en betún de Judea, lo fui frotando por encima, haciendo hincapié en las arrugas naturales de la madera, procurando quitar todo el exceso de producto en las zonas que no me interesara que se acumulara. El betún de Judea tarda en secarse bastante, yo me ayudé de la pistola de calor y además lo dejé secar muy bien durante toda la noche. A mi ya me gustó el resultado pero si vosotros queréis podéis darle más capas de betún o simplemente dejar la madera blanca para un acabado más clean and simple.

Y ahora que ya tenemos la madera lista, vamos a por las letras. En mi caso son letras de madera que ya compré blancas y así me ahorro una capa de pintura. Yo puse BANY que significa baño en catalán porque mi objetivo era decorar el baño, pero vosotros podéis poner lo que queráis dependiendo de donde tengáis pensado colgarlo. Se me ocurre que podríais hacer uno con el nombre de vuestros hijos para las habitaciones o simplemente poner HOME o LOVE y colgarlo en cualquier rincón de la casa.

Para alterar las letras, yo usé la técnica del decoupage. Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que darles una capa de pintura blanca acrílica pero en mi caso, yo compré las letras blancas con lo que me ahorré este paso. El siguiente paso será escoger el papel que vamos a usar para hacer el decoupage. Puede ser una servilleta (hay que separar la servilleta en partes, normalmente suelen traer tres capas, dos blancas que serán las que retiraremos y la capa decorada que es con la que vamos a trabajar), papel de arroz o papel de decoupage que es un papel decorado normalmente de un gramaje bajo (60 gr) para poder trabajar correctamente con él y que no sea demasiado duro.

En mi caso usé un papel de decoupage de la marca Dayka Trade, concretamente el que trae la referencia número 0813411. Puse la letra en el trozo de papel con el motivo que yo quería que tuviera y recorté un cuadrado cuidando de que la letra quepa dentro y de no desaprovechar mucho papel. Con cola de decoupage pegué el papel a la letra y, antes de que se seque y sin tocar con las manos el papel, coloqué un trozo de film transparente (del que usamos en la cocina para los alimentos) encima y con un paño presioné para que se pegara la servilleta. Atención: para que no salgan burbujas, hay que presionar con un paño limpio encima del film y siempre des del centro hacía las esquinas para que el papel no se arrugue. Una vez la servilleta ya esta pegada podemos retirar el film y dejamos secar al aire. Yo como soy ansia viva, me ayudé de la pistola de calor para que secara antes.

Es muy importante saber que no podemos manipular el papel de decoupage cuando esté mojado porque lo vamos a romper así que cuando estuvo bien seco, con un papel de lija y mucho cuidado rasgué los sobrantes del papel. Se trata de pasar el papel de lija por los bordes de arriba a abajo para quitar los sobrantes de papel, así conseguimos que el papel quede más integrado en la letra y no se vea el corte. Si no tenéis papel de lija o no queréis usarlo, podéis recortar los sobrantes con el cúter. Para los interiores de las letras B y A, hice un corte con el cúter para que me entrara el papel de lija y recorté los sobrantes de papel igual que en el exterior. ¡Y este fue el resultado!

Aunque las letras así quedaron muy chulas, todavía no estaba contenta con el resultado y quise envejecerlas un poquito más. Para ese propósito, les di unos toques con tintas Distress. Los colores que usé fueron la Vintage Photo y la Antique Linen. Apliqué las tintas a toquecitos con una esponjita triangular de maquillaje en los bordes y en algunas partes del centro de las letras más gruesas sin olvidar los interiores de las letras B y A.

Antes de pegar las letras a la madera, y para que el trabajo tuviera más resistencia, yo le di una capa de barniz ultramate de La Pajarita tanto a las letras como a la maderaY ahora con las dos partes principales acabadas sólo queda unirlas. Yo lo hice con grapas de carpintería por detrás y un poco de silicona caliente en la base de la letra. Encima de la madera puse unos colgadores sujetados con clavos y por detrás le puse unos ganchos para colgarlo en la pared. Y el resultado final es el de la foto. ¿Chulo verdad?

Espero que te haya gustado y si te animas a hacerlo, mándame tus fotos para que vea lo bien que te ha quedado. Si tienes alguna pregunta o sugerencia, déjame un comentario más abajo y lo responderé con la mayor brevedad posible.

Muchas gracias por tu visita, suscríbete para no perderte nada si todavía no lo has hecho, y como decía Albert Einstein, “La creatividad es contagiosa, ¡pásala!”, así que comparte este post en tus redes sociales para que se pueda contagiar más gente.

Un abrazo, ¡nos vemos pronto!

Materiales usados:

  • Madera
  • Pintura acrílica blanca
  • Betún de Judea
  • Colgadores
  • Letras de madera
  • Papel de decoupage Dayka Ref. 0813411
  • Cola de decoupage
  • Tinta Distress Vintage Photo
  • Tinta Distress Antique Linen
  • Barniz ultramate “La Pajarita”
  • Papel de cocina
  • Film transparente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: